sábado, 15 de mayo de 2010

AYER, HOY Y MAÑANA

Hoy dos días de cada semana que no deben preocuparnos; dos días que no deben causarnos ni tormentos, ni miedos.



Uno es AYER, con sus temores e inquietudes, con sus flaquezas y desvíos, con sus penas y tribulaciones. AYER se marcho para siempre y está fuera de nuestro alcance. Ni siquiera el poder de todo el oro del oro del mundo podría devolvernos el AYER, no podemos borrar una sola palabra de las que AYER dijimos. AYER se marcho para siempre.


El otro día que no debe preocuparnos es el MAÑANA. Esta cerca, pero no pueden sus vicisitudes, adversidades y dificultades mortificarnos, ni tampoco sus halagadoras promesas y lúgubres decepciones. MAÑANA está fuera de nuestro alcance.


MAÑANA saldrá el sol, y para resplandecer en el cielo nítido o para esconderé tras densas nubes, pero saldrá. Hasta que no salga no debemos disponer de MAÑANA, porque MAÑANA ¡ esta por nacer ¡.


Solo nos resta un día. HOY. Cualquier persona puede enfrentarse a sus problemas de un solo día y mantenerse SOBRIA. Cuando agregamos las cargas de esas dos entidades, AYER, MAÑANA, es cuando caemos en un estado depresivo y tomamos la primera copa.


No son las cosas de HOY. Las que nos vuelven locos, lo que nos enloquece y nos lanza a la bebida, es el remordimiento y la amargura por algo que aconteció y la

Amargura por algo que aconteció AYER, y el miedo por lo que sucederá MAÑANA.


Por lo tanto, vamos a conformarnos con vivir un solo día a la vez y nos mantendremos SOBRIOS.


Un miembro de A.A. nunca hace la promesa de que no volverá a tomar en lo que resta de su vida. No sabe si

Beberá MAÑANA, pero si puede abstenerse.



Abstenerse de tomar durante las veinticuatro horas del día de HOY.


Por una parte, el día de AYER ya paso y por la otra, nadie sabe lo que sucederá MAÑANA. En consecuencia, lo que está en sus manos, es tratar de no beber las Veinticuatro horas del día de HOY. Estas veinticuatro horas, llegan a sumar días, semanas, meses, años…… ¡TODA UNA VIDA ¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada